Del 1960 al 1980

Los años sesenta representan la consagración de la masificación del automóvil, lo que suponía en contrapartida una disminución del mercado de la moto. La MV Agusta reaccionó ante esta tendencia del mercado con una notable valentía emprendedora, ofreciendo modelos capaces de desatar pasión entre los aficionados. Entre estos, quizás el más significativo en términos históricos fue la 600 cuatro cilindros, la primera maxi moto del mercado equipada con un motor de este tipo. Este motor, derivado del de la 500 GP de Mike Haillwood, conoció una serie de evoluciones que culminaron con la célebre 750 S America, capaz de alcanzar los 220 Km/h.

El mismo año se lanza también la 125 Disco, conocida así por la admisión rotativa de su motor 2T. El final de la década de los sesenta supuso el inicio de la época Agostini, quien con las 350 y las 500 de tres y cuatro cilindros se impuso de forma ininterrumpida desde 1967 hasta 1973. Estos dos modelos fueron llevados a la serie, primero con tres y luego con cuatro cilindros para plantar batalla a la llegada de las 2T japonesas. Tras el fallecimiento del Conde Domenico a principios de los años setenta, la marca empezó a sufrir diversos problemas económicos. 

Fue un periodo caracterizado por una lucha interna entre dos tendencias por la forma de administrar la compañía, una convencida de que se tenía que seguir invirtiendo en la actividad deportiva y otra decidida a reducirla con el fin de sanear la economía de la empresa. Finalmente se llega a un acuerdo salomónico, que tiene como consecuencia una reducción de la inversión en la Squadra Corse y también de los modelos en catálogo, que quedaba reducido a solo dos modelos: la 350 y la 750. 
La primera se ofrecía en tres versiones: "Scrambler", "GTEL" y "SEL", mientras que la 750 estaba disponible en versiones Sport y Gran Turismo. Por lo que se refiere a la competición, MV aún era capaz de aguantar la presión de las Yamaha y Suzuki 2T de Jarno Saarinen y Barry Sheene. Los artífices de esta resistencia a la invasión nipona fueron el luchador Phil Read, con dos títulos en 1975 y, naturalmente, Giacomo Agostini.
Este último, tras un paréntesis en que pasó a las filas de Yamaha, volvió de forma clamorosa a los mandos de las MV para firmar el 29 de agosto de 1976, en el circuito de Nürburgring, la última victoria de legendario palmarés de MV Agusta. 

La precaria situación económica de la compañía obliga a los dirigentes de MV Agusta a buscar un nuevo socio capitalista. La solución viene de forma institucional, con el coloso de las finanzas públicas italianas EFIM (Ente Partecipazioni e Finanziamento Industria Manifatturiera), que con el fin de sanear económicamente la empresa, pretendía el abandono de MV Agusta del sector motociclístico. Una triste decisión, que supuso la muerte tan solo nacer de toda una nueva generación de motores de doble árbol y 16 válvulas de gran cilindrada (750 y 850 cc) cuya presentación estaba prevista para el Salón de la Moto de Milán de 1977. Pero la marca, que ya tenía reservado el stand, tuvo que renunciar a su presencia, continuando con su actividad comercial hasta 1980, año en que se vendió la última unidad que quedaba aún en los almacenes de Cascina Costa. 

El nombre de MV Agusta volvió a la palestra en julio de 1986, cuando la prensa especializada publicó una noticia que hablaba sobre la venta de motos de carreras, prototipos, chasis y motores del mítico Reparto Corse de MV. La noticia causó un enorme revuelo, tanto que gente muy relevante de la época solicitó una intervención del gobierno italiano para que todo aquel valioso material histórico no se perdiera en bien del interés cultural del país. Pero el inmenso valor histórico y técnico de aquellas invencibles motos de competición no fue suficiente para despertar el interés del Ministero dell'Industria e delle Partecipazioni Statali, de manera que el lote completo fue a parar a manos del italoamericano Roberto Iannucci, por una suma de aproximadamente 800.000 €. De esta manera, en un clima en el que se mezcla la polémica y la nostalgia, se cierra el capítulo industrial de la MV Agusta de Cascina Costa.

Galería